Caso Suris: Investigan a políticos y jefes policiales.

08/01/2014 15:060 comentarios

De la causa central por narcotráfico, que lleva adelante la Justicia Federal bahiense, se desprenden una veintena de líneas de investigación que conducen a otros graves delitos como la corrupción policial, la trata de personas, el lavado de dinero y la compra de cereal robado.

Policía de investigacionesLuego de dictar el procesamiento de 10 de los integrantes de la banda y de dictar la falta de mérito para uno de ellos (Mariano Wagner, cuñado del líder Suris) el juez Santiago Martínez delegó la investigación de los delitos que fueron surgiendo en paralelo a la de drogas, en el fiscal general Alejandro Cantaro. Esta segunda etapa se denomina “Causa Suris II”.

Para no perjudicar el avance de las nuevas investigaciones en curso, se omitirán algunos nombres. De todas maneras, hay referencias concretas sobre los involucrados que están en la mira judicial.

Entre las constancias de la causa surgen “serios indicios” que comprometen a un jefe comunal del centro de la Provincia con la venta irregular de soja.

También en el expediente aparece el nombre de un alto funcionario político de un puerto bonaerense (no es el de Bahía Blanca) por sistemáticas salidas, presuntamente irregulares, de cargamentos con soja hacia el exterior.

Por otro lado, se formará una causa sobre el delito de trata de personas. El diario La Brújula había informado sobre los “negocios” de Suris en la “compra de ciudadanos chinos”. Ésta línea de investigación conduce a un familiar directo de un embajador argentino, con el que tenía contactó el ahora prófugo.

Pero sin dudas, por cuestiones de urgencia, la investigación que tiene prioridad en la agenda de la Fiscalía es la relacionada con la complicidad policial con la que contaba Suris y su banda para poder comercializar drogas en Bahía Blanca sin impedimentos.

En su resolución, el Juez Martínez es contundente sobre el accionar de la fuerza de seguridad y dice: “Un párrafo especial hay que asignarle a la innegable connivencia policial. Ha podido acreditarse en esta causa la permanente cobertura policial que se ha granjeado el prófugo Juan Ignacio Suris”.

“Varios nombres de efectivos pertenecientes a la Policía de la Provincia de Buenos Aires se ven involucrados en su accionar. Varios son mencionados por el propio Suris, y otros directamente han tenido conversaciones telefónicas de cuyo examen surgen elementos suficientes para reprobar el desempeño policial”, explica el magistrado.

Y agrega: “deliberadamente estos funcionarios no sólo desprecian la función policial, sino que, además, colaboran con zonas liberadas para el comercio de estupefacientes, o para la práctica de tantas otras actividades delictivas donde la autoridad policial debería intervenir”.

Más adelante, Martínez explica que “varias de las dependencias policiales locales fueron frecuentemente requeridas por Suris tanto para nutrirse de información o para desplegar su organización criminal sin el menor contratiempo. Numerosos ejemplos de esta situación abundan en la causa. Son más de catorce los nombres concretos de policías que obran en la causa”.

El juez ordena la intervención de Asuntos Internos de la Bonaerense y cita hechos concretos del accionar corrupto de algunos policías. “Entre otros, vale recordar aquí como ejemplo, cuando Yohana le pidió a Juan Suris que le saque el patrullero de la esquina de su casa. O cuando Suris hizo gala de haber puesto a un determinado comisario. Incluso, hay a un altísimo funcionario policial y un actual comisario con función local respecto de quien Suris manifestó haberlo puesto en el cargo”.

Por último, Martínez también apunta a los jefes de una cárcel. “Otro dato llamativo es el que surge del Servicio Penitenciario Bonaerense, en particular, cuando uno de los detenidos en esta causa, que ya se encontraba privado su libertad recibía favores a cambio de estupefacientes. Se pudo escuchar cuando Suris sugería darle unas tizas a un director de una conocida Unidad Penitenciara; o cuando personal subordinado de dicha fuerza se encargó de recibir encomiendas en su propio domicilio particular con destino a un interno perteneciente a esta organización, entre otras intervenciones nefastas”.

Responder

BAHÍA LEGAL no se responsabiliza de los comentarios que los lectores expresen. Asimismo, se reserva el derecho de suprimir total o parcialmente todos aquellos escritos que afecten a la dignidad o moralidad de las personas. Aquellos datos personales que los lectores faciliten serán tratados con absoluta confidencialidad, así como tampoco se publicarán direcciones, teléfonos o cualquier otro dato personal que se derive de un comentario.